Desentrañando el misterio de las esponjas vítreas

28.10.2013
Las esponjas vítreas antárticas han sido las primeras beneficiarias de la desaparición de esa cubierta de hielo. Para sorpresa de lxs científicxs, estos seres arcaicos se han triplicado entre 2007 y 2011.

Las esponjas vítreas (Hexactinellida) son un grupo de animales arcaico y extraño que ocupa un puesto en la base del árbol evolutivo del reino animal. Como su nombre popular sugiere, su aspecto parece el de hipotéticas esponjas que estuvieran hechas de vidrio. Las esponjas vítreas se alimentan del plancton más pequeño, el cual filtran del agua.

Muchxs biólogxs creían que las esponjas vítreas crecían tan lentamente que los ejemplares gigantes, de dos metros, deberían tener al menos diez mil años de edad, aunque a los animales tan primitivos y raros se hace difícil considerarlos, en muchos aspectos, individuos en vez de estirpes.

En cualquier caso, esta suposición sobre el tiempo necesario para crecer hasta los dos metros ha quedado ahora en entredicho por los resultados de una investigación dirigida por científicxs del Instituto Alfred Wegener en Alemania.

La abundante población de esponjas vítreas en zonas poco profundas del fondo marino en el litoral antártico ha sido la clave del hallazgo. Al desgajarse en 1995 un gran bloque de una capa de hielo, los organismos que vivían en el lecho marino vivieron un cambio tremendo en su entorno. Sin la corteza de hielo de muchos metros de grosor que cubría ese sector del fondo marino, el ecosistema sumido en la oscuridad, y con escasez de comida, pasó a recibir luz, lo que permitió la proliferación de plancton en la superficie del agua y, por ende, desde entonces una lluvia de alimentos desciende hasta el lecho del mar.

Las esponjas vítreas antárticas han sido las primeras beneficiarias de la desaparición de esa cubierta de hielo. Para sorpresa de lxs científicxs, estos seres arcaicos se han triplicado entre 2007 y 2011 a pesar de contar tan solo con la alimentación del plancton y de tener que afrontar temperaturas del agua de dos grados centígrados bajo cero. Las esponjas también han crecido de un modo increíblemente rápido. Los resultados muestran que las comunidades del fondo del sector occidental del Mar de Wedell reaccionan considerablemente más rápido a los cambios relacionados con el clima que lo que anteriormente se creía.

A raíz de su expedición a bordo del buque científico Polarstern a la región, Laura Fillinger y Claudio Richter, del Instituto Alfred Wegener, junto con colegas de la Universidad de Gotemburgo en Suecia, y el Instituto Senckenberg de Investigación y Museo de Historia Natural en Fráncfort, Alemania, han constatado que las esponjas vítreas pueden crecer con notable celeridad en un período de tiempo corto.

Hasta ahora, lxs científicxs asumían que las comunidades de esponjas vítreas en el lecho del Océano Antártico sólo podían cambiar poco a poco. Ahora se ha verificado que las comunidades de esponjas vítreas pueden experimentar ciclos de proliferación masiva que les permiten, si tienen la oportunidad de ello, colonizar rápidamente nuevos hábitats en un breve período. En la investigación también han trabajado Dorte Janussen y Thomas Lundälv.

© Copyright 2011 - Ragcyt