Estereotipos ofensivos hacia las mujeres y la ciencia

19.06.2015
Días pasados, el Dr. Tim Hunt, premio Nobel de Medicina 2001, y miembro de la Real Sociedad de Londres, disertando en un congreso internacional de periodismo científico, en Corea del Sur, opinó acerca de las mujeres en los ámbitos de investigación científica diciendo: “…tres cosas pasan cuando hay mujeres en el laboratorio … Te enamoras de ellas, ellas se enamoran de ti y cuando las criticas, lloran”.

Días pasados, el Dr. Tim Hunt, premio Nobel de Medicina 2001, y miembro de la Real Sociedad de Londres, disertando en un congreso internacional de periodismo científico, en Corea del Sur, opinó acerca de las mujeres en los ámbitos de investigación científica diciendo: “…tres cosas pasan cuando hay mujeres en el laboratorio … Te enamoras de ellas, ellas se enamoran de ti y cuando las criticas, lloran”. Casi inmediatamente, los colectivos de mujeres científicas de todo el mundo expresaron su repudio a sus declaraciones.

En Argentina, y desde el Foro Interdisciplinario “Mujeres en Ciencia, Tecnología y Sociedad”, que integro y coordino, queremos manifestar nuestro rechazo y honda preocupación hacia los dichos del Dr. Tim Hunt. El prestigio del Dr Hunt en la comunidad científica es mundialmente reconocido y agrava el impacto de su postura. Su pensamiento, reflejado en sus declaraciones, pone de relieve, una vez más, las fuertes relaciones de tensión entre ciencia y género.

En la historia de la ciencia, la presencia de las mujeres ha permanecido sistemáticamente oculta. Solo a partir del resurgimiento del movimiento feminista en los años ‘60 (entre otros surgidos en aquella década a nivel global) se evidencia esa ocultación anterior. Estos movimientos han contribuido tanto a cuestionar la supuesta neutralidad y objetividad de la ciencia como a poner sobre la mesa las discriminaciones de las mujeres en la vida profesional científica.

Las declaraciones del Dr. Hunt. nos hacen reflexionar sobre todas aquellas situaciones donde la discriminación no es verbalizada pero es claramente ejercida: preferencia en la contratación de varones, condicionamiento de las maternidades de las investigadoras, condicionamientos para las becarias/investigadoras que hacen trabajos de laboratorio y campañas de varios días en el campo, etc.

Este disparador muestra duramente las cuentas pendientes sobre las situaciones de discriminación en la ciencia, todavía sin resolver. Esperamos que las lamentables declaraciones del Dr. Hunt y las reacciones que han generado sirvan para despertar conciencias y volver a plantear interrogantes sobre el lugar de las mujeres en las ciencias y la rechazable presencia de estereotipos de género en el ámbito académico (Fuente: Clarin).

Juana L. Gervasoni

Doctora en Física

© Copyright 2011 - Ragcyt