Estrategia para una mejor coordinación de la investigación científica mundial

18.10.2013
Un grupo de científicxs liderados por Alcino Silva y Anthony Landreth de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han inventado unos mapas de campos de investigación para ayudar a que lxs científicxs se hagan con rapidez una idea clara de qué terrenos ya han sido cubiertos y puedan escoger mejor sus objetivos de investigación.

Cada vez que un grupo de científicxs se dispone a investigar algo, debe primero asegurarse de conocer todas las investigaciones previas hechas sobre la cuestión a fin de tener la suficiente certeza de no estar haciendo una repetición estéril del trabajo de otros ni de estar pasando por alto hallazgos recientes en el tema que pretende investigar.

Esa tarea previa de documentación no es fácil. Por ejemplo, en el campo de la neurociencia, que ha registrado un notable auge de actividad en los últimos años, existen cerca de 2 millones de artículos académicos detallando igual número de investigaciones. Ningúnx científicx podría asimilar tantos datos, ni tan siquiera leer tantos artículos técnicos. En otras áreas de la ciencia ocurre lo mismo. No queda pues más remedio que hacer búsquedas más selectivas. Pero no siempre es fácil.

Por eso unxs científicxs de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han inventado unos mapas de campos de investigación. Fácilmente accesibles a través de una plataforma web en internet, los mapas de esa clase, en este caso del campo de la neurociencia, ayudan a que lxs científicxs se hagan con rapidez una idea clara de qué terrenos ya han sido cubiertos y puedan escoger mejor sus objetivos de investigación.

El equipo de Alcino Silva y Anthony Landreth ha creado mapas que ofrecen resúmenes interactivos y simplificados de resultados de investigaciones. Estos mapas están diseñados para ayudar a lxs neurólogxs e investigadorxs de las neurociencias a escoger qué temas merece la pena investigar en función del trabajo ya realizado en ellos o aún pendiente de que alguien lo haga.

Para poner a prueba sus mapas, el equipo escogió los resultados alcanzados en el ámbito molecular y celular de la cognición.

El programador Darin Gilbert Nee, de la UCLA, también creó una aplicación web para ayudar a lxs científicxs a extender los mapas y facilitar que se interactúe con ellos.

Los mapas de campos de investigación se han confeccionado sobre todo mediante el trabajo vía internet de multitud de científicos voluntarios.

Cada mapa es interactivo y permite hacer búsquedas en él; lxs científicxs ven el mapa hasta donde quieran llegar, y lo hacen además de forma selectiva.

Un mapa de este tipo permite a lxs científicxs de esa especialidad abarcar el máximo posible de temáticas de conocimiento en las áreas que sean de su interés. Rastreando mediante el mapa los resultados de estudios publicados, lxs investigadorxs pueden determinar lo que falta por investigar, y preparar los experimentos que valga la pena llevar a cabo.

Desde hace casi 30 años, Silva ha estado trabajando en resolver mediante mapas el problema descrito, y ha escrito, junto a Landreth, un libro que próximamente se pondrá a la venta.
 

© Copyright 2011 - Ragcyt