La tecnología necesita el talento femenino

10.03.2014
Reconocer y dar visibilidad a las mujeres que trabajan en el mundo tecnológico sirve para estimular más vocaciones

TECNOLOGÍA es, según la RAE, un término femenino, pero en su aplicación práctica no lo es. Las mujeres están infrarrepresentadas en los estudios y profesiones relacionados directamente con la tecnología, la innovación y las ingenierías, a pesar de que los resultados académicos y laborales de esa minoría femenina en el campo tecnológico son tan buenos como los de los hombres.

 

Acabar con esa preocupante escasez de mujeres en el ámbito de las ingenierías y las ciencias requiere actuaciones diversas que empiecen por impulsar las vocaciones tecnológicas en niñas y jóvenes. Con ese objetivo la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto -en colaboración con IK4, Emakunde, la Diputación de Bizkaia, el Ayuntamiento de Bilbao, FECYT e Innobasque y con el patrocinio del Banco Sabadell-Guipuzcoano- ha creado el Premio Ada Byron a la Mujer Tecnóloga. La distinción busca reconocer el papel de las mujeres en ámbitos tecnológicos, aumentar su visibilidad y así motivar a las jóvenes para que encaminen sus pasos hacia carreras relacionadas con ciencia y tecnología. "Queremos que haya más vocaciones tecnológicas y creemos que es bueno y además sería lo normal, que haya tantos hombres como mujeres. No vemos motivo para que esto no sea así y por eso vamos a intentar atraer a las jóvenes a este mundo. Cuanta mayor variedad de gente participe en el diseño y aplicación de la tecnología y la ingeniería más ricas y mejores van a ser las soluciones que encontremos a los problemas", señala a DEIA Inés Jacob, decana de Ingeniería de la Universidad de Deusto.

Inés Jacob recuerda que, según datos del INE, las mujeres suponen el 54% de las matriculas totales de las universidades del Estado español, mientras que en las carreras técnicas su presencia se reduce al 28,4%. Según datos de la UE, las mujeres que cursan licenciaturas de Matemáticas e Informática son solo una tercera parte del total de estudiantes y su porcentaje se reduce al 24% en los estudios relacionados con ingeniería, industria y construcción. En lo que respecta al ámbito empresarial, la situación no varía mucho: las empresas del mundo TIC generan en Europa hasta 12 millones de puestos de trabajo, muchos de ellos ocupados por mujeres, pero en determinados niveles (los más altos) la representación femenina no llega al 10%. Aunque en muchas empresas tecnológicas hay un porcentaje "razonable" de mujeres, la mayoría ocupa puestos en áreas administrativas o de marketing y esa presencia "maquilla" las cifras, mientras que los puestos directivos y técnicos siguen acaparados por los hombres. "Si la mujer no está en la empresa, si no está en el mundo tecnológico, su creatividad no se utilizará, su talento se perderá", señala Silvia Leal, experta en innovación.

DESTACAR SU LABOR Con este panorama son muchas las instituciones y organismos que se plantean la necesidad de incentivar el interés de las mujeres por las carreras relacionadas con la tecnología y uno de los sistemas para hacerlo es destacar la labor de quienes ya están en ese mundo. "Hay inquietud y no solamente en la universidad. Existen empresas que hacen tareas de acompañamiento a mujeres que empiezan en el mundo de la tecnología, que acuden a los colegios a explicar en qué consisten las carreras tecnológicas. Las propias empresas se preguntan por qué no hay más mujeres, las profesoras también han detectado menos interés por parte de las jóvenes, en la Unión Europea y en asociaciones internacionales hay grupos de trabajo para intentar cambiar esto... así que no se trata de un problema que hayamos detectado en la Universidad. De hecho ya hay iniciativas, recomendaciones sobre cómo aumentar el número de mujeres, para favorecer su incorporación a los estudios y los trabajos tecnológicos", recuerda Inés Jacob al ser preguntada por el motivo de la creación del Premio Ada Byron.

La decana apunta que cuando habla de tecnología no se refiere únicamente al ámbito TIC, sino que también incluye las tecnologías industriales y las ingenierías. "Antes en algunas disciplinas había mayor equilibrio de género, había tantas mujeres como hombres, pero en los últimos años ha disminuido el número de mujeres. Esto ha ocurrido en informática y aunque no está claramente establecida la relación causa efecto entre el cambio de denominación y la pérdida de mujeres, hay quien sospecha que el paso de licenciatura a ingeniería es la razón", indica Jacob.

Preguntada por los factores que hacen que la tecnología atraiga menos a las mujeres que a los hombres, Inés Jacob habla de "imaginarios" y de "estereotipos. Sobre las cosas que se pueden hacer para cambiar la tendencia menciona "hacer visibles a las mujeres que trabajan en tecnología" (Fuente: DEIA).

© Copyright 2011 - Ragcyt