Machismo en ciencia

15.06.2015
"Permítanme que les cuente mi problema con las mujeres… ocurren tres cosas cuando están en el laboratorio… Te enamoras de ellas, ellas se enamoran de ti y cuando las criticas, lloran".

No se puede ser más sexista, machista, prepotente, condescendiente y estúpido en menos palabras.

El autor de estas “brillantes” e insultantes palabras es, nada más y nada menos, que Tim Hunt, bioquímico inglés, galardonado con el Premio Nobel en 2001 por el descubrimiento de las proteínas que controlan la división celular. Una vez más, comprobamos que el conocimiento científico no salva a nadie de ser un patán.

Hunt, en un alarde inteligencia, ha tenido a bien soltar estas perlas en la Conferencia Mundial de Periodismo Científico que se está celebrando en Seúl y después del revuelo que obviamente ha levantado con estas palabras ha tenido que excusarse y ha sido peor.

No pretendía decir lo que dije sobre tener problemas con las chicas. Quiero decir, es verdad que me he enamorado de mujeres en el laboratorio y ellas se han enamorado de mi.

Eso es muy perjudicial para la ciencia.

Siento muchísimo haber ofendido a alguien, es horrible. Solo pretendía ser honesto.

No voy a entrar a discutir el nivel de estupidez de sus palabras; él mismo se retrata. Lo que me preocupa es: en todos sus años de carrera científica e investigadora, ¿a cuántas mujeres ha despreciado Hunt en su trabajo? ¿Cuánto trabajo ha sido ignorado por Hunt porque tiene un problema con las mujeres? ¿Cuántas veces y ante qué audiencias habrá soltado estas y otras perlas, manchando la imagen de la ciencia y otros científicos? ¿Cuántos de sus compañeros están de acuerdo con él? ¿Cuántas mujeres se habrán mordido la lengua para no decirle cuatro cosas porque necesitaban de la aprobación de Hunt para seguir con sus investigaciones?

La institución en la que trabaja Hunt se ha desmarcado rápidamente de estas palabras pero, ¿las descubren ahora? Ese nivel de prepotencia y estupidez no se improvisa en media hora. Hunt debe llevar toda la vida siendo un machista insultante y su institución le ha acogido sin problemas. ¿Qué van a hacer ahora? Pensemos por un momento qué hubiera pasado si en vez de decir mujeres, Hunt hubiera dicho negros o asiáticos, y en vez de preocuparle que se enamoren de él le preocupara cualquier otra estupidez. ¿Seguiría trabajando? ¿Le contrataría alguien?

Supongo que Hunt se verá forzado a salir a matizar sus palabras, pedir disculpas y excusarse, pero eso no servirá de nada porque es obvio que para decir esas cosas hay que estar plenamente convencido de ellas, así que sus disculpas serán falsas, puro maquillaje.

Habrá quien diga que no es para tanto, que es una boutade y que no hay que tomarlas en serio. No me vale. Efectivamente son una estupidez y ahora mismo el crédito intelectual que se le puede dar a Hunt es nulo, pero repito que lo grave de esto es que para decir esas estupideces en un congreso de periodismo científico hay que llevar muchos años pensándolas y poniéndolas en práctica.

Eso sí, como dice una mujer citada en la noticia del Guardian, por cada Hunt que sale a retratarse públicamente, “una científica más se interesa por el feminismo. ¿Alguien se pregunta por qué somos tantas?”.

Obviamente, todavía no somos suficientes luchando contra el machismo o gente como Hunt no diría estas cosas.

Como me dijo una vez un científico, un investigador solo habla como científico cuando se refiere a su parcela de la ciencia. Fuera de eso, simplemente opina. Y sus opiniones solo tienen valor como tales, no tienen en principio más valor, ni menos, que las del comerciante de la esquina.

Pero si las dice en un congreso, amparándose en su condición de científico, a la opinión añade el intento de confundir. Demasiado grave para que se le dé credibilidad.

En respuesta a los comentarios sexistas, mujeres científicas realizaron este vídeo usando el hashtag ‪#‎Distractinglysexy‬.

Aqui el link al video: https://www.youtube.com/watch?v=OO7ome2Y7fU

© Copyright 2011 - Ragcyt