Un gen para combatir la sequía

26.08.2014
Un grupo de investigadorxs y becarixs de la Universidad Nacional del Litoral en la provincia de Santa Fe, hallaron la forma de generar plantas tolerantes al stress hídrico y salino

Históricamente la actividad agropecuaria ha estado determinada por las condiciones medioambientales y las diferentes capacidades productivas que tiene cada región. La escasez de agua durante el cultivo es una de las variables que provoca las mayores disminuciones del rendimiento de la productividad y en algunos casos pérdidas totales.

Para remediar estos inconvenientes se han intentado soluciones alternativas como el riego o estrategias convencionales de mejoramiento de planta. Sin embargo, en la actualidad se ha demostrado que la solución viene de la mano de la biotecnología moderna.

La Dra. Raquel Chan y su equipo de investigadorxs y becarixs de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) trabajaron durante varios años en la generación de plantas más tolerantes al estrés hídrico y salino. Para llevar a cabo las investigaciones, el equipo de la Dr. Chan recibió subsidios de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica a través del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCyT) que les permitió alcanzar el aislamiento y la caracterización de un gen de girasol cuya función estaba relacionada con la respuesta natural de la planta a condiciones de estrés abiótico tales como sequía y salinidad.

A partir de este logro, la Universidad Nacional del Litoral, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la empresa Bioceres trabajaron en conjunto en la creación de una patente del descubrimiento con el apoyo financiero del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) perteneciente a La Agencia.

En una primera etapa de investigación presentaron la solicitud de la patente nacional e internacional sobre el uso de este gen y caracterizaron el efecto de su expresión en combinación con distintos elementos genéticos regulatorios. Las evidencias que surgieron de la investigación fueron promisorias en cuanto a explorar sus funciones en otros cultivos.

En una segunda etapa, el equipo de investigadorxs realizó la introducción de construcciones genéticas que permitían expresar este gen en soja, trigo, maíz y alfalfa. Como resultado de estas pruebas se obtuvo un ejemplar de cada planta que expresó el gen de la sequía.

Actualmente la UNL, el CONICET y Bioceres manejan las patentes de estos desarrollos para operar en Estados Unidos, India y Australia de forma exitosa (Fuente: Min Ciencia y Tec).

Video: https://www.youtube.com/watch?v=LYEDXHXe6pw

 

© Copyright 2011 - Ragcyt